Nuestra historia - Farmacia El Ramal de Tejina

Nuestra historia

NUESTRA HISTORIA

En el siglo XIX sólo existían en La Laguna dos farmacias. La terna que exigía la formación de las Juntas Municipales FARM_TEJINA_4_RACOSTAde Sanidad sólo se alcanzó  a finales del siglo , cuando el licenciado Narciso Tarquis abrió su farmacia en la calle Bencomo. Las otros dos farmacias abiertas fueron, unos años después, las de Leodegario Santos que sustituía la de Manuel Buitrago en la calle la Carrera y la de don Chano Álvarez en la calle Herradores que sustituía a la de Antonio de Castro y Peraza de la calle de San Agustín. En el primer cuarto del siglo XX se abrieron dos farmacias más  la de Renedo en la calle la Carrera  y la de Piñeiro en la calle de San Juan.

Fue la epidemia de gripe de 1918 la que provocó que dos tejineros, concejales de ayuntamiento de La Laguna, llamados Manuel González Morales y Adolfo González Rivero reivindicasen mejoras sanitarias que fueron utilizadas en 1929 como principal argumento para solicitar la segregación del ayuntamiento lagunero. Como consecuencia de estas reivindicaciones que requerían un médico que nunca llegaba en una situación de verdadera alarma social  se produjo la apertura de  la primera farmacia fuera del casco lagunero. El 25 de septiembre de 1934 don José Rodríguez Hernández, Inspector Farmacéutico Municipal procedente de Gáldar abrió la farmacia Asiul en El Ramal de Tejina que fue de su propiedad los difíciles años de contienda civil española. Al cabo de 20 años, y después de pasar por ella otros  tres farmacéuticos,  esta farmacia fue traspasada a mi padre Antonio M. Rodríguez Acosta. Formado  en Madrid en la recién estrenada facultad la Universidad Complutense y especializado en Edafología en Suiza, tomó acta de posesión de esta plaza un 13 de diciembre de 1954, convirtiéndose con los años en el último Inspector Farmacéutico Municipal de La Laguna. 

FARM_TEJINA_0_laboratorioSe cumplen por tanto más de 80 años de la apertura de esta primera farmacia y 60 de esta empresa familiar. Tuvo siempre  como sello de identidad el laboratorio que se obligaba mantener a estos Inspectores Sanitarios Municipales encargados de controles sanitarios de alimentos y bebidas y de los análisis clínicos de la beneficencia municipal. La terna  de laboratorios se ubicaron en La Laguna, Tejina y La Cuesta formando parte de los Consejos Municipales de Sanidad como herederos de las Juntas Municipales de Sanidad del siglo anterior que tuvieron especial vigencia para controlar las sucesivas epidemias que se producían. Se enmarca por tanto la apertura de esta farmacia en el inicio de la época industrial donde el descubrimiento de antibióticos como la penicilina y de insecticidas como el DDT fueron claves para controlar enfermedades en Europa como la tuberculosis, la sífilis o la malaria que tantos estragos ocasionaron. De igual forma los laboratorios fueron claves para conseguir una higienización de agua de consumo público y el desarrollo de la salud pública gracias al avance de la bacteriología que permitió el control de plagas como el cólera morbo, la peste bubónica o el mismo tifus que llegó a ser endémico en los Valles de Anaga y zonas altas de Punta del Hidalgo hasta hace relativamente pocos años

Los cambios que observamos últimamente en nuestra profesión no son más que la evolución natural de los mismos cambios que hemos tenido a lo largo de los años. Formamos un equipo de trabajo en el que queremos aunar la experiencia que nos dan las tradiciones con lo vivo que nos aporta los nuevos hallazgos. Somos conscientes que las farmacias siempre han sido los centros sanitarios más cercanos al paciente por lo que realmente no decimos  nada nuevo al querer convertir la farmacia en un espacio completo  de salud donde el autocuidado y la educación para la salud sean prioritarios.

¿Quiéres saber más de nuestra historia? (pincha este enlace)

Share Button

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *